Casa Blanca: Lo de Charlottesville fue un «acto terrorista»

Casa Blanca: Lo de Charlottesville fue un «acto terrorista»

Ante un presidente que ha sonado relativo en su condena a los atentados, la Casa Blanca  salio al paso indicando la rotunda condena del mandatario a lo que es un “acto terrorista”. 

 

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Herbert McMaster ha indicado que los hechos recientes pueden ser perfectamente definidos como actos terroristas. Otra cosa clase es que el atropello cometido por James Alex contra la marcha antifascista en Charlottesville  complica a la administración Trump más que lo esperado.

McMaster a dicho a la cadena NBC: “Creo que podemos describirlo a las claras como una forma de terrorismo”,  “Eso es lo que es el terrorismo, el uso de la violencia para incitar terror y miedo, y por supuesto que es terrorismo”

LA CONDENA DE TRUMP CAUSA POLÉMICA

La Casa Blanca se empeño este sábado en salir al paso para brindar al presidente indicando que sus palabras condenan los actos terroristas en donde una persona perdió la vida, y otras 20 se encuentran heridas. “Por supuesto” las palabras del Presidente se refieren y condenan a los supermacistas blancos.

Medios como La Razón han presentado así el asunto:

“El presidente dijo ayer con mucha contundencia que condena todas las muestras de violencia, fanatismo y odio”, indicó la Casa Blanca en un comunicado, que agrega que “por supuesto, eso incluye supremacistas blancos, el Ku Klux Klan (KKK), neonazis y todos los grupos extremistas”.

Asimismo subraya el llamamiento de Trump “a la unidad nacional de todos los estadounidenses”.

El mandatario ha sido objeto de fuertes críticas después de que este sábado condenase “el odio y el fanatismo” por “múltiples partes”.

Aunque calificó de “terrible” lo sucedido, Trump no citó expresamente a los supremacistas blancos que habían convocado la marcha, entre los que se encontraba David Duke, exlíder del KKK, y algunos de los cuales portaba esvásticas nazis.

Éstos protestaban por la retirada de una estatua en el centro de Charlottesville del general confederado Robert Lee, considerado un símbolo de la defensa de la esclavitud y el racismo.

La ciudad universitaria de unos 50.000 habitantes, a apenas 200 kilómetros de Washington, se despertó hoy consternada por la caótica jornada del sábado tras los violentos choques por una marcha de supremacistas y nacionalistas blancos.

Poco después, un conductor embistió contra un grupo de opositores a la marcha racista después de que ésta fuese cancelada por las autoridades.

Como consecuencia, una mujer de 32 años falleció y una veintena de personas sufrió heridas de diversa consideración.

Además, dos agentes de la policía estatal de Virginia fallecieron tras estrellarse el helicóptero en el que viajaban y que estaba ayudando en las labores de vigilancia para proteger la seguridad en la ciudad.