La revancha de la sirena: dejó en olvido trabas para entrenar e hizo historia en isla de EEUU

La revancha de la sirena: dejó en olvido trabas para entrenar e hizo historia en isla de EEUU

Bárbara Hernández, la mejor nadadora de aguas gélidas del mundo, se convirtió en la primera mujer chilena en completar los 47 kilómetros de la maratón de aguas abiertas 20 Bridges Manhattan Island Swim, con un tiempo de 7 horas y 59 minutos.

Además, con este tremendo logro, la ‘sirena de hielo’ se convirtió en la primera persona chilena en la historia de nuestro país en obtener la Triple Corona en natación en aguas abiertas, la cual completó tras cruzar el 2019 el Canal de la Mancha y el Canal Santa Catalina. 

Bárbara nadó esta edición en compañía de la norteamericana Erin Markovich. Una ultramaratón donde no hay puestos, y la hazaña es terminarla. 

Para nuestra campeona, la pandemia significó un obstáculo gigantesco. De hecho, estuvo seis meses sin poder nadar, y se vio obligada a entrenar en un basurero lleno de hielo, pues su disciplina, al no ser considerada deporte olímpico, no contaba con permisos para meterse a una piscina.

“ESTOY MUY FELIZ, FUE UN DESAFÍO SÚPER GRANDE”

Desde Estados Unidos, Bárbara conversó con BioBioChile y nos entregó sus primeras impresiones de lo que fue conseguir tamaña hazaña.

“Todo bien, estoy muy feliz, fue un desafío súper grande, el Hudson fue la parte más difícil porque tenía mucho viento, unas olas gigantes. Feliz de haberla completada con éxito”, dijo.

La ‘sirena de hielo’ agradeció profundamente al pueblo chileno por su constante apoyo y de paso valoró el trabajo de su equipo, pues solo tuvo seis semanas para prepararse. 

“Muy agradecida del equipo y de toda la gente que nos ayudó a llegar acá, especialmente al ministerio del Deporte y a Andrónico Luksic”, agregó. 

“Gracias a toda la gente que nos estuvo acompañando, escribiendo, por todo el cariño. Llevábamos varios días tratando de informarles. Fue un desafío volver a entrenar y en seis semanas preparar esta maratón”, añadió.

“ME EMOCIONO UN MONTÓN AL VER TODAS LAS DIFICULTADES QUE TUVIMOS QUE PASAR” 

Para Bárbara no es un logro cualquiera. Chile fue testigo de todas las dificultades que tuvo que pasar para poder entrenar y prepararse para esta maratón. 

Al comienzo, tuvo que luchar para poder conseguir una autorización especial para entrenar en zonas de cuarentena, y gracias a gestiones del Ministerio del Deporte, finalmente pudo volver a meterse a una piscina.

Sin embargo, mientras se tramitaba el permiso, la chilena tuvo que entrenar en un tacho de basura y realizando ejercicios de nado sobre un banquillo, trabajo de suelo con mancuernas y preparación cardiovascular en bicicleta estática.

Pese a todas las dificultades, en seis semanas pudo prepararse y hoy hacer historia.

“Me emociono un montón al ver todas las dificultades que tuvimos que pasar, digo tuvimos, porque sin el apoyo de mi equipo hubiera sido imposible”, confesó. 

“Sentía todo el cariño de la gente. Cada una de estas brazadas y estas horas de natación se las debo a todas las personas que han creído en mí y que me han ayudado a poder seguir entrenando y representando a Chile”, complementó.

PARA LOS QUE NO LA CONOCEN 

Para los que no la conocen, Bárbara Hernández es una gigante nadadora de aguas gélidas. De hecho, y como se mencionó al comienzo, es la mejor a nivel mundial. 

Además, fue la primera primera chilena en cruzar nadando el Canal de Catalina en EE.UU., la primera chilena en cruzar a nado el Canal de la Mancha, y ahora la primera chilena en disputar la exigente maratón de Manhattan.

El 2018, se coronó como la mejor de su disciplina a nivel mundial, ubicándose en el número 1 del ranking mundial de la International Winter Swimming Association temporada 2017-2018.

Además, se colgó tres medallas de oro y dos de plata en el Campeonato de Aguas Gélidas que se celebró en Bled, Slovenia, en 2019. 

“Sentía y sabía que teníamos que jugárnosla completamente. Es el orgullo de poder representar a nuestro país y la gente de más esfuerzo. Eso me hace profundamente feliz y es algo a lo que no estoy dispuesta a renunciar”, cerró.

Fuente: biobiochile.cl