Chile no se convertirá en un país desarrollado si no cambia de rumbo

Chile no se convertirá en un país desarrollado si no cambia de rumbo

Durante muchos años, Chile fue la excepción en América Latina, con un modelo de desarrollo económico sostenido sin precedentes. Contrariamente al populismo y la demagogia, la receta chilena de los últimos cuarenta y cinco años fue el respeto a la propiedad privada y la libertad empresarial.

De hecho, la frase «milagro chileno» fue incluso utilizada por el economista Milton Friedman para describir la reorientación de la economía chilena en los años ochenta del socialismo a una economía de libre mercado. Muchos otros comentaristas que analizan el notable crecimiento de Chile en los últimos decenios han llegado a una conclusión similar. Hace 20 años, parecía que Chile estaba en camino de unirse a los países desarrollados del mundo como el más rico del mundo. Sin embargo, este camino previsto parece cada vez menos probable, ya que la reputación de Chile, como país de libertad y oportunidades está llegando a su fin.

Un año después del llamado estallido social —un nuevo movimiento de disturbios y activismo de izquierda diseñado para deshacer las recientes décadas de reforma del mercado promotor— es posible concluir que Chile NO se convertirá en un país desarrollado en las próximas décadas si continúa por este camino. Con el sistema actual el país no puede terminar con el declive político, económico y social que ha durado más de una década. Se trata de un problema cultural, que se refleja en muchas áreas, incluyendo la violencia y el crimen desenfrenado, que junto con la hibernación económica y la irresponsabilidad de los políticos ha contribuido al colapso de la economía chilena.

Los indicadores internacionales explican la debacle de la economía chilena en la última década:

1. El Índice de Libertad Económica (de la Heritage Foundation y el Wall Street Journal) muestra que Chile cayó del octavo lugar en 2008 (el país con la economía más libre de América) al vigésimo en 2017.

2. El índice Doing Business (Banco Mundial) indica que Chile cayó de la cuadragésima en 2008 a la quincuagésima novena en 2020.

3. El Índice de Percepción de la Corrupción (Transparencia Internacional) muestra que Chile cayó del vigésimo tercer lugar en 2008 al vigésimo sexto en 2020.

4. El Índice de Competitividad Fiscal (Fundación Fiscal) sitúa a Chile entre los cinco peores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Más específicamente, la tasa máxima del impuesto a las empresas en Chile es del 27%, mientras que el promedio de la OCDE es del 23% (Chile fue el único país que aumentó este impuesto en diez puntos porcentuales en la última década).

Las propuestas de recuperación económica tampoco son prometedoras. Por un lado, el plan de gobierno propuesto «Paso a paso, Chile se recupera» consiste en el «aforismo keynesiano», es decir, una política fiscal laxa de aumento sostenido del gasto público (9,5 por ciento más que en 2020) y el financiamiento del déficit fiscal (-9,5 por ciento en 2020) con una mayor deuda pública (que alcanzaría el 44 por ciento del PIB en 2022 y el 70 por ciento en 2030, el monto más alto de los últimos treinta y cinco años). Es el preludio de nuevos aumentos de impuestos para las familias y los empresarios en Chile. Al mismo tiempo, el Directorio del Banco Central de Chile ha acordado el «aforismo monetario», una política monetaria flexible para mantener la tasa de interés de la política monetaria en un 0,5 por ciento (¡pero la tasa de interés bruta debería estar en torno al 4 por ciento!). Estos préstamos artificialmente baratos presagian mayores tasas de endeudamiento para los chilenos (la deuda total de los hogares chilenos ha alcanzado el 75,4 por ciento de su ingreso disponible, un récord histórico).

La teoría económica revela que el mayor riesgo de confiscación (por ejemplo, la inestabilidad política, la corrupción en el sector público, la falta de orden público, los arreglos institucionales arbitrarios, la manipulación de la oferta monetaria y crediticia, los altos riesgos de incumplimiento, los impuestos y los reglamentos de expropiación) tiende a anticipar la disminución de los niveles de actividad empresarial y, por lo tanto, de desarrollo económico. Estas intervenciones afectan a la capacidad y la voluntad de las personas de mirar más allá del presente inmediato y adoptar una visión a largo plazo para adoptar nuevas ideas y asumir riesgos. Como dijo Jesús Huerta de Soto, «quien quiera favorecer el desarrollo debe alentar y promover el emprendimiento; en cambio, quien prefiera el subdesarrollo y los conflictos sociales debe poner todo tipo de obstáculos al emprendimiento», lo que explica que el crecimiento promedio anual de Chile en los últimos seis años haya sido de 0,7 por ciento, lejos del 5,5 por ciento entre 1977 y 2013 que posicionó al país como un modelo de desarrollo para América Latina.

En conclusión, Chile no será un país desarrollado a menos que vuelva a una cultura de respeto a la propiedad privada y a la libre empresa. Esto debe hacerse abordando al mismo tiempo los problemas de desarrollo a largo plazo, fomentando las ideas de libertad que hacen prosperar a los países.

Fuente: mises.org