¿Cuáles son las principales diferencias entre Telegram y Signal con relación a WhatsApp?

¿Cuáles son las principales diferencias entre Telegram y Signal con relación a WhatsApp?

La polémica en torno a los cambios en la política de privacidad de WhatsApp ha volcado a los usuarios a explorar las funciones de Signal y Telegram como alternativas a los servicios de mensajería instantánea. El experto en ciberseguridad Antonio Jiménez dice que cada una de las tres aplicaciones de mensajería ofrece características particulares a sus usuarios. Para el especialista, estos deben centrarse en dos aspectos fundamentales: seguridad y privacidad. Para ello, hay que considerar aspectos como: la protección de acceso que ofrecen, los permisos que requieren, el cifrado que tienen, la seguridad de la información adicional que acompaña un mensaje, entre las principales. Jiménez dice que lo primero es proteger el acceso al teléfono independientemente de la aplicación de mensajería que se use. Para ello se puede utilizar un ´PIN´ (código numérico), la detección de la huella dactilar o el reconocimiento facial. Telegram, WhatsApp y Signal incluyen una función para proteger las conversaciones. WhatsApp permite la protección mediante huella dactilar. Esta debe ser activada desde la opción ‘Ajustes’. Signal, en cambio, usa el bloqueo de Android. Se activa automáticamente tras un periodo de tiempo sin usar el dispositivo. Telegram tiene más control todavía en este aspecto: se puede usar un PIN o contraseña y bloquear la aplicación en cualquier momento con el ícono del candado. Permisos de uso Sobre los permisos de uso, Telegram y WhatsApp tienen casi los mismos, salvo el de acceso a los mensajes SMS -usados para la verificación de la cuenta- en WhatsApp. Telegram ya no los utiliza. Signal comparte los permisos de Telegram, pero añade uno más: el del calendario. Este se usa para poder compartir los eventos con otras personas. Las tres aplicaciones requieren los permisos solo cuando son necesarios. Por ejemplo: para usar la cámara, enviar fotos guardadas en el móvil, o para el almacenamiento previo al envío de archivos. Donde hay algunas diferencias es en los permisos para el uso básico de la aplicación. Telegram solicita, en la configuración inicial, permiso de acceso al registro de llamadas. Sin embargo, se la puede usar sin otorgar una autorización. Lo mismo con Signal: su uso se facilita si se otorga el permiso a los contactos, pero se puede utilizar sin hacerlo. WhatsApp es el único que obliga a otorgar el permiso de acceso a los contactos; sin esto, no se puede iniciar una conversación mediante la aplicación. Cifrado de extremo a extremo En otro aspecto, las tres aplicaciones usan cifrado de extremo a extremo. Aunque en Telegram no está activado en todas las conversaciones de forma predeterminada; los chats normales están cifrados, pero no de principio a fin. WhatsApp y Signal usan el cifrado de extremo a extremo para todas las comunicaciones. En Telegram solo se usa en los chats secretos, que añaden otras funciones extra de seguridad como protección contra capturas de pantalla y mensajes que se autodestruyen. Por otro lado, sobre la seguridad de la información adicional que acompaña a un mensaje, WhatsApp la recopila de sus usuarios, como: direcciones IP, fechas de uso, operador de red, número de teléfono, ubicación y contactos. Al cruzar estos datos, incluso sin poder leer el contenido de los mensajes, se pueden hacer suposiciones bastante aproximadas sobre con quién se chatea y hasta sobre qué. En cambio, al estar Telegram basado en la nube, todos los mensajes, fotos y archivos enviados en conversaciones están almacenados y cifrados en sus servidores. Estos datos son guardados por un tiempo máximo de un año. Por su parte, Signal es más seguro porque reduce al mínimo los datos que guarda. Solo archiva la última conexión y el número de teléfono de la cuenta. Privacidad y seguridad Sobre las funciones extras de privacidad y seguridad, en WhatsApp se pueden ocultar la foto de perfil, hora de conexión, estado de las personas. Se permite escoger quién puede añadir a grupos y, además, tiene la verificación de dos pasos. Telegram incluye controles de privacidad y verificación en dos pasos similares a los de WhatsApp, y añade que los mensajes pueden autodestruirse. Además, tiene el soporte para teclado incógnito. También posee protección contra capturas de pantalla, aunque solo en los chats secretos. Se puede, por otra parte, configurar Telegram para que la cuenta se destruya tras cierto periodo de actividad. Signal no deja elegir quién puede ver el nombre y foto de perfil -se muestra a todos los contactos de la cuenta-. Incluye verificación en dos pasos, mensajes autodestruíbles, notificaciones sin mensajes, teclado incógnito y bloqueo (opcional) contra capturas de pantalla. Esta aplicación de mensajería añade la posibilidad de enmascarar la dirección IP en llamadas y el autoborrado de mensajes antiguos tras superar cierta cantidad. Según Jiménez, Signal es la mejor aplicación de mensajería en cuanto a privacidad y seguridad, frente a WhatsApp y Telegram. Sin embargo, su protección de acceso no es tan completa. Mientras tanto, WhatsApp solo destaca por el cifrado de extremo a extremo, que cabe aclarar también lo tiene Signal.

Fuente: elcomercio.com