Los funcionarios electorales alemanes excluyen a los comunistas y anarquistas de la votación de septiembre

Los funcionarios electorales alemanes excluyen a los comunistas y anarquistas de la votación de septiembre

El comité electoral federal del país comenzó a reunirse en Berlín el jueves. Su trabajo es decidir qué partidos más pequeños pueden participar en la carrera por el Bundestag este septiembre.

El comité electoral federal de Alemania decidirá más tarde el viernes qué partidos minoritarios pueden postularse en la votación nacional de este mes de septiembre.

Los funcionarios comenzaron a reunirse en Berlín el jueves para revisar las solicitudes de 87 grupos políticos que quieren postularse en la carrera por los escaños en el parlamento del país, el Bundestag.

El comité está compuesto por un presidente, ocho políticos de los principales partidos políticos de Alemania y dos jueces superiores.

Quienes ya tienen al menos cinco escaños en el Bundestag están exentos de este proceso, que tiene lugar antes de cada elección importante.

Los alemanes acudirán a las urnas  el 26 de septiembre de este año mientras la canciller Angela Merkel se prepara para dimitir.

¿Quien esta adentro? Quien esta fuera?

El jueves, el comité dictaminó que varios partidos serían excluidos de la votación de este año.

Entre ellos se encontraba el Partido Comunista Alemán, conocido por su acrónimo alemán DKP.

Sería la primera vez desde su fundación en 1968 que no se le permitió competir en las elecciones del Bundestag. 

En 2017, el DKP obtuvo un total de alrededor de 11,500 votos en todo el país, no suficiente para un escaño. El Partido Marxista-Leninista de Alemania (MLDP) tuvo más éxito con casi 30.000 votos, pero aún así no logró superar el obstáculo para ingresar al parlamento. Los votos socialistas alemanes tienden a ir hacia el partido de izquierda más moderado (die Linke), que obtuvo el 9,2% de los votos de 2017.

Los partidos enfrentan varios obstáculos antes de que puedan aparecer en la papeleta de votación en septiembre.

Los funcionarios electorales alemanes dijeron que el DKP no había presentado la documentación clave a tiempo.

«Los plazos son plazos», dijo el comisionado federal de elecciones Georg Thiel, presidente del comité, citado por la agencia de noticias DPA.

Pero sus decisiones siempre pueden estar sujetas a revisión legal.

El presidente del DKP, Patrik Köbele, dijo el jueves que planea apelar en la corte por la decisión.

«Estamos convencidos de que este intento de excluirnos [de las elecciones] fracasará», dijo.

Los anarquistas no logran hacer el corte

Otro partido marginal que se perdió fue el Partido Anarquista Pogo de Alemania, o AAPD, que participó en las elecciones de 1998 con la promesa de pagar a los votantes con cerveza gratis.

Con el lema «el trabajo es una mierda», los funcionarios electorales también rechazaron su solicitud para presentarse porque solo se había presentado electrónicamente.

Los partidos también necesitan un número mínimo de firmas de simpatizantes antes de poder postularse.

Pero la Asociación de Votantes de South Schleswig, o SSW, tuvo más suerte.

El partido representa a la minoría de habla danesa en Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, cerca de la frontera con Dinamarca.

Una vez que un partido ha sido aprobado por el comité electoral, hay otro obstáculo que superar para llegar a la papeleta de votación en septiembre.

Los partidos ahora necesitan un máximo de 500 firmas de simpatizantes para las listas electorales estatales de Alemania y solo 50 para las nominaciones de distrito.

Fuente: dw.com