Lo que los chilenos compran en el boom histórico del consumo de 2021

Lo que los chilenos compran en el boom histórico del consumo de 2021

Las ayudas fiscales como el IFE y los tres retiros de los fondos de pensiones, pero también un factor más psicológico -luego de largos encierros-, están impulsando las ventas de una amplia variedad de bienes. Desde computadores y celulares, a vestuario, zapatos y autos. Todo está vendiéndose como pan caliente. Las empresas, en particular en el retail, ya están sacando cuentas alegres y, en algunos casos, inéditas.

Chile salió de compras. Los últimos meses se ha vivido un boom como nunca antes en el comercio nacional, impulsando alzas históricas y, generando dudas sobre su sostenibilidad y hasta cuándo durará.

Las principales categorías de productos están todas creciendo y algunas incluso acelerándose los últimos meses, en un contexto de fuerte expansión de la liquidez en los hogares del país.

“Los datos del segundo trimestre y comienzos del tercero están mostrando un aumento del dinamismo del consumo que supera lo anticipado en junio, sugiriendo que el efecto de las políticas de apoyo a los hogares está siendo mayor que lo esperado. Destaca el comportamiento del consumo durable, que anotó un aumento del 130% anual en el segundo trimestre, ubicándose en un nivel cerca del 50% superior al del mismo trimestre del 2019”, alertó el Banco Central en su Informe de Política Monetaria de septiembre, adelantando además que en lo que ya se conoce del tercer trimestre este dinamismo ha continuado.

Las cifras disponibles y lo que ya señalan algunas empresas dan cuenta de que las personas están haciendo uso de los ingresos adicionales que han recibido por los tres retiros de los fondos de pensiones y las históricas ayudas fiscales a través del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), los que sumados han implicado una liquidez seis veces superior a los ingresos del trabajo perdidos desde el inicio de la pandemia hasta junio de este año.

Y se nota. De acuerdo a cifras de la consultora de estudios de mercado GFK, los productos de electrónica, línea blanca, telefonía y camas y colchones, más que duplicaron sus ventas en el segundo trimestre en relación a lo que se veía un año atrás, con alzas incluso más pronunciadas que durante los primeros tres meses del presente ejercicio, donde las restricciones sanitarias fueron menores.

“A nivel de categorías, se mantiene la tendencia de crecimiento alto en categorías de computación (notebooks, tablets), electrónica (TV) y línea blanca, con crecimientos por sobre el promedio de bienes durables. Con respecto al canal de internet y tienda física, se ve que a medida que han ido retrocediendo o suspendiéndose las cuarentenas, el mundo off ha comenzado a aumentar su penetración en cuanto a ventas. Es así como desde julio las ventas en las tiendas físicas alcanzan el 57% del total, muy diferente a lo que se veía en pleno peak de la pandemia”, señala el retail manager de GFK, Juan Carlos Montes.

A nivel un poco más general y con datos de julio de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), la aceleración es aún mayor y se ven aumentos del 280%, considerando las ventas presenciales. Datos similares se aprecian en la línea hogar y muebles.

“Hay que pensar que solo el IFE ha sido unos US$ 11.500 millones, que es alrededor de un 12% de lo que se vende en el retail en un año normal. Los retiros van en US$ 50 mil millones, prácticamente la mitad de lo que vende el comercio retail en un año. Sabemos que no se ha consumido todo, pero que una proporción no menor sí ha sido consumida”, sostiene Bernardita Silva, gerenta de Estudios de la CNC.

Pero la mayor liquidez no es todo. Según indica Silva, hay también un tema más “sicológico”. “Las primeras semanas tras las cuarentenas los malls estaban llenos, ahora ya se ha calmado un poco. Estaban estas ganas de querer salir. Muchas de esas personas van a volver a (comprar) presencial también. De hecho, ha ido aumentando la gente que dice que quiere ir al mall”, señala.

De hecho, desde la consultora KawesqarLab manifiestan que sus encuestas muestran que “la gran mayoría de los consumidores que está volviendo a comprar en tiendas físicas son consumidores omnicanales o mixtos, es decir, combinan o alternan compras online con compras presenciales”, aunque agregan que se sigue viendo un aumento en tanto online como presencial, “por lo que el crecimiento va a la par”.

Por estos días, durante la entrega de sus resultados financieros correspondientes al segundo trimestre, varias empresas ya han dado cuenta de este boom del consumo en el país. Falabella, el principal retail del país, informó que el alza del 50,7% de sus ingresos se debe al formato retail y destaca también “las operaciones en Chile de mejoramiento del hogar”. El segmento de mejoramiento del hogar, es decir Sodimac, en Chile registró un incremento del 96% y el de tiendas por departamento, un 98%.

En una línea similar, Cencosud al presentar sus resultados completos (+23%) indicó que se debían al alza del 54% registrada en Chile. En particular, el área de mejoramiento del hogar más que se duplicó, mientras que los ingresos por supermercados subieron un 211%.

Hace unas semanas, Tiendas Corona, que comenzó en 2020 un proceso de reorganización judicial para asegurar la viabilidad de la firma, informó positivos números e indicó que la mayor liquidez -por los retiros e IFE- “ha impulsado con mucha fuerza el consumo”, en particular de durables. Esto explicó parte de su recuperación, por lo cual, indicaron, ya no necesitan buscar un socio estratégico.

Empresas dedicadas a rubros específicos también tienen cuentas alegres. La firma CIC informó que la venta de colchones más que se duplicó el primer semestre del año, con una fuerte aceleración en el segundo trimestre. Asimismo, se ven aumentos sobre el 100% en camas, muebles y box spring.

En tanto Forus, empresa de retail que representa varias marcas internacionales, indicó que en el segundo trimestre de 2021 registró resultados históricos, con el mayor Ebitda en sus 41 años de vida. Los ingresos de la firma en 12 meses aumentaron un 232,7% en el segundo trimestre, y estuvieron un 12,2% por encima del mismo período de 2019, antes de la pandemia y la crisis social.

Alimentos y autos

Uno de los factores que han impactado el IPC en los últimos meses es el precio de los autos usados, los que registraron en agosto un aumento interanual del 33,6%. La razón es evidente: la demanda por estos vehículos se ha disparado durante los últimos trimestres.

Según datos de la Cámara de Comercio Automotriz de Chile (Cavem), durante el segundo trimestre las ventas de vehículos usados crecieron un 185% en relación al mismo lapso de 2020, con 332 mil comercializaciones. Mientras que la venta de los vehículos nuevos se incrementó en un 269%, correspondiente a 98.000 autos.

En medio de restricciones por la pandemia y retiro del 10% precios de autos usados se disparan
Autos usados

Martín Bresciani, presidente de Cavem, señala que “el alto volumen de transacciones de vehículos usados se mantendrá al menos hasta mediados del 2022, principalmente por dos motivos: la opción de transporte particular, como una medida de protección y cuidado familiar frente a la pandemia, y la falta de stock de vehículos nuevos tanto para particulares como para empresas. En este último caso, durante el próximo año las compañías van a demandar más pick-up y en el caso de las familias, seguirá la tendencia de adquirir SUV pequeñas y medianas por sus características de tamaño y espacio”.

Aunque venían subiendo menos que los durables, bienes catalogados como semidurables, como el vestuario y el calzado, también han elevado las ventas, y durante los últimos meses se registra una aceleración. Según los datos de la CNC, la venta presencial de abarrotes creció un 17% en julio, mientras que la de perecibles lo hizo en un 16%. También han crecido los no durables.

Un dato concreto sobre esto lo dio la empresa Agrosuper, que en el primer semestre del año por ventas de carne en Chile alcanzó ingresos por US$ 741 millones, un 33,5% más que en el mismo lapso de 2020.

La venta de vinos también se ha visto beneficiada con la mayor liquidez. A mayo, subía un 6,2%, según datos de Vinos de Chile.

“En el mercado local la pandemia tuvo un impacto significativo. En un comienzo el vino se vio muy afectado. Su consumo en restaurantes y bares disminuyó más de un 70%, pero luego las personas trasladaron el consumo a sus hogares, lo que incluso provocó un aumento leve en el volumen total de ventas (…) Si bien el traslado del consumo no alcanza a cubrir la baja producida por el On Trade (hoteles y restaurantes), ha servido para mantener de forma estable el consumo de vino en el mercado local”, dice Angélica Valenzuela, directora comercial de Vinos de Chile.

Fuente: latercera.com