Caso Cascadas: Sobreseen a jueza que magistrado denunció por relación irregular con defensa de Aldo Motta

Caso Cascadas: Sobreseen a jueza que magistrado denunció por relación irregular con defensa de Aldo Motta

El Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago acogió la petición del Ministerio Público que tras investigar la acusación de Cristian Soto, juez del Cuarto Tribunal Oral, determinó que no existían delitos en la conducta desplegada por la magistrada Laura Assef, ni menos una relación irregular con una de las abogadas de la defensa del ex ejecutivo ligado a SQM Aldo Motta.

A mediados de mayo se supo de una investigación penal que se abrió poco después de que terminara el segundo juicio oral en contra del exejecutivo de las sociedades que controlan el 32% de SQM, Aldo Motta Camp. En éste, a diferencia del anterior, resultó absuelto en un fallo dividido del Cuarto Tribunal Oral de Santiago que trajo coletazos: el presidente de la instancia, el magistrado Cristián Soto, denunció ante la Fiscalía que su compañera de labores, la jueza integrante Laura Assef, había mantenido comunicaciones indebidas durante el juicio con la abogada Bárbara Yévenes, miembro de la defensa del imputado.

A casi 10 meses de la inédita denuncia, el Ministerio Público dio por finalizada la investigación y no perseverar, ante lo cual las defensas tanto de la magistrada como la abogada -quienes tuvieron calidad de imputadas por presunta prevaricación-solicitaron al tribunal que fueran sobreseídas definitivamente. Fue así como el martes 22 de diciembre se desarrolló una audiencia en el Séptimo Juzgado de Garantía. Tras exponer los antecedentes respecto a que durante la indagatoria no hubo prueba alguna que sostuviera los dichos del denunciante, el fiscal jefe de Alta Complejidad Oriente, Felipe Sepúlveda, dijo que no se opondría y entonces se procedió a decretar la extinción de esa causa penal.

“Que en consecuencia a juicio del tribunal no existe ningún delito para seguir investigando, de manera tal que no tiene ningún sentido tener por comunicada la decisión de no perseverar en el procedimiento, el tribunal ha llegado a la convicción total de que no existe ningún hecho ilícito y por lo tanto se decretará el sobreseimiento definitivo de la causa de conformidad con lo dispuesto en el artículo 250 letra a) del Código Procesal Penal, tanto respecto de doña Laura Andrea Assef Monsalve como de doña Bárbara Yevenes”, sostuvo ese día el magistrado Ponciano Sallés.

El expediente

Entre los antecedentes que expusieron los defensores Rodrigo Molina (por la magistrada) y Marcelo Sanfeliú y César Ramos (por Yévenes) estuvo uno que resultó ser clave. Se trata de la declaración de Claudia Morgado, quien también es jueza del tribunal en que laboran Assef y Soto. Esta dio cuenta de episodios en que este último habría manifestado interés en incidir en el voto del magistrado redactor José Flores, quien durante la investigación negó tajantemente haber sido influenciado por su compañera para votar absolución, como sugería la denuncia.

La magistrada Morgado parte comentando que conoce a Soto hace una década y que tienen una buena relación, aunque no lo considera su amigo. “Me enteré por una publicación de prensa que Cristián Soto hizo una denuncia en contra de la jueza Laura Assef, porque ésta supuestamente se habría coludido con alguna de las abogadas de la defensa de Aldo Motta en el segundo juicio del “Caso Cascadas”, que se realizó durante el año 2019 en el tribunal y que esa colusión habría sido relevante para que el señor Motta fuera absuelto, puesto que habría implicado –según la denuncia- que Laura haya convencido a “Pepe” de absolver al acusado. La verdad es que José quedó muy afectado con la denuncia, pensó que eventualmente se podría hacer extensiva a él y contrató un abogado”, dijo ante la Fiscalía.

Morgado agrega que en el tribunal se sabía que durante el juicio se habían generado roces entre magistrados, pero nunca se pensó que a tal punto de interponer una denuncia penal. “Fue así a que con posterioridad a que supe de la denuncia que hizo Cristián Soto, le comenté a Pepe que a fines del año pasado, en las postrimerías del juicio, mientras se estaban realizando los alegatos de clausura, Cristián Soto fue a mi oficina un par de veces a hablar conmigo. Soto, quien estaba al tanto de mi vínculo de amistad con Pepe, me decía: ¿cómo es posible que Pepe quiera absolver a Motta? El juez Soto me hizo exposiciones de sus análisis de las pruebas que consideraba más relevantes para condenar a Aldo Motta, para que yo se los transmitiera a Pepe y lo convenciera de condenar. Algo que jamás hice, por considerarlo inapropiado y porque además, conozco el carácter de José y sé que a él le molesta mucho que lo traten de influenciar o de guiar”, sostuvo la magistrada en su interrogatorio.

Sobre la postura de Flores en el juicio, dijo la magistrada, siempre fue la misma, algunas veces creía que iba a absolver y después condenar, pero para tomar esa determinación estudió jurisprudencia y se involucró en el mundo de los delitos del mercado bursátil. “En cambio, se sabía en el tribunal que el juez Soto estaba por condenar a Motta, al menos desde antes de los alegatos de cierre y que la magistrada Assef estaba por absolverlo. Las dos veces que Cristián Soto habló conmigo me pidió que conversara con José, para convencerlo de condenar a Motta. Como dije anteriormente, no le conté de esto a José. Después, cuando el juez Soto hizo su denuncia me pregunté ¿Por qué el juez Soto hizo una denuncia de ese tipo, si él hizo conmigo exactamente lo mismo que denuncia?, ¿Por qué Cristián Soto estaba de buena fe, pero Laura Assef no?. Por ello es que decidí contarle a José sobre las dos veces que Cristián Soto me pidió que hablara con él para convencerlo de condenar a Motta”, aseguró la magistrada.

De hecho, dos semanas antes que la jueza Morgado detallara esto ante el Ministerio Público, los defensores de Motta, Gabriel Zaliasnik y Samuel Donoso, ya habían denunciado a Soto a propósito de sus declaraciones ante la Fiscalía, en que sostenía que estaba redactando su voto de condena incluso antes de que se llevaran a cabo los alegatos de clausura del juicio oral.

En tanto la causa contra Soto también está terminada. El 22 de diciembre la Fiscalía la archivó.

A esto se suma una cadena de whatsapp entre los magistrados y un chat grupal que crearon para el juicio del caso Cascadas, que se llamaba “juicio 600″, en que a juicio de la defensa de las imputadas daba cuenta cómo la única persona que tenía una idea fija de veredicto y quiso incidir en el resto de los jueces era el propio Soto. Assef y Yévenes quedaron libres de todo cargo.

Fuente: latercera.com