El mensaje de Jadue a los inversionistas internacionales: «Les pediría que piensen en el papel que han desempeñado en el desorden y los problemas de la región»

El mensaje de Jadue a los inversionistas internacionales: «Les pediría que piensen en el papel que han desempeñado en el desorden y los problemas de la región»

En entrevista con Bloomberg, el candidato a la presidencia por el Partido Comunista se mostró partidario a que el Estado tenga una participación en la industria minera, forestal y salmonera.

Uno de los primeros candidatos a la votación presidencial de Chile en noviembre propone una reforma radical para uno de los países más ricos de América del Sur, con impuestos más altos, una renovación del sistema de pensiones, más participación estatal en la economía y cooperación regional para disuadir a las empresas de cruzar fronteras hacia tasas impositivas más bajas. Daniel Jadue, el alcalde comunista de un barrio de Santiago, dijo que si fuera elegido daría prioridad a una reforma tributaria para aumentar los ingresos en aproximadamente 10 puntos porcentuales del producto interno bruto para pagar la creación de un nuevo sistema estatal de pensiones y otros programas diseñados para reducir la desigualdad. Expresó poca preocupación por tranquilizar a los inversionistas internacionales que están nerviosos por el hecho de que otro país de la región dé un giro brusco a la izquierda.

«Pediría a los inversionistas internacionales que piensen el papel que han en desempeñado en el desorden y los problemas de la región», dijo Jadue durante una entrevista con Bloomberg News el miércoles. «Tendrán que hacer un mayor aporte cuando vengan a operar en Chile, y quienes estén dispuestos a hacer ese aporte para asegurar el bienestar básico de nuestra gente serán recibidos con reglas claras». El hombre de 53 años espera romper con tres décadas de gobiernos de centro derecha y centro izquierda que han gobernado Chile desde que terminó la dictadura de Augusto Pinochet. Sus demandas de justicia social y mejores servicios públicos han aprovechado el descontento que ha alimentado un amplio rechazo de la clase política gobernante. Al mismo tiempo, su aguda crítica la a persistente desigualdad de Chile está generando alarma entre los ejecutivos que temen que pueda deshacer el marco favorable a las empresas creadas por Pinochet.

El ascenso de Jadue se produce en medio de una amplia rebelión contra las élites políticas en América Latina, ejemplificada por la aparente victoria de Pedro Castillo en la carrera presidencial de Perú esta semana y las violentas manifestaciones contra el gobierno de Colombia en los últimos meses. Chile experimentó una ola de malestar antes de la pandemia impulsada por las demandas de mejores servicios públicos y apoyo a los pobres. «Este es el resultado de que la gente se dé cuenta de que las políticas neoliberales son incompatibles con la democracia», dijo Jadue. Cuando se le preguntó cómo respondió a las acusaciones de que va a convertir a Chile en la próxima Venezuela, Jadue dijo que la derecha neoliberal es responsable del «desastre» actual en Chile.

Cambios económicos La propuesta de ingresos de Jadue aumentaría los impuestos sobre la renta, crearía un impuesto sobre el patrimonio para los súper ricos, eliminaría las lagunas y exenciones y establecería una regalía minera. La idea sería aumentar la recaudación al 31% del PIB desde el 21% actual. Para las pensiones, que ha sido uno de los temas más polémicos en el país, Jadue quiere crear un sistema estatal que garantice pagos por encima de la línea de pobreza y que financiado sea con contribuciones del estado, empleador y trabajadores. Comparó su modelo con el sistema de Suecia. El actual sistema de pensiones, que se administra de forma privada, no tendrá ningún papel en este modelo. Sus US $ 190 mil millones en activos bajo administración no serán nacionalizados ni confiscados y funcionarán solo como una opción de ahorro para las personas con mayores ingresos, dijo.
En lo que respeta a la minería en el principal productor de cobre del mundo, Jadue dijo que su gobierno respetará los contratos existentes y luego se reunirá con las empresas para renegociar los términos. También hablará con vecinos de la región para establecer reglas básicas de producción «para mantener las empresas mineras transnacionales enfrentándonos entre sí para que puedan proteger sus ganancias», dijo. «El estado debe tener una participación en todas las operaciones mineras, porque el estado es el dueño de todos los minerales», dijo Jadue. También dijo que el gobierno debería tener roles más importantes en industrias clave como la farmacéutica, producción de pulpa y el cultivo de salmón. Estos dos últimos también han estado los mayores entre contaminadores de Chile y «han dejado la factura de sus acciones para que las paguen los impuestos de todos», dijo.

Respecto al banco central, Jadue dijo que la entidad debería seguir siendo autónoma pero con un mandato más amplio, como proteger el empleo y no solo controlar la inflación. Camino a la presidencia Arquitecto y sociólogo de formación, Jadue ha sido alcalde del distrito obrero de Recoleta en Santiago desde 2012. Ha participado en manifestaciones contra el actual presidente Sebastián Piñera y ha acusado a su administración de cometer abusos contra los derechos humanos durante una ola de protestas. A nivel local, ha sido elogiado por iniciar un programa que proporciona medicamentos a costos reducidos y desde entonces se ha replicado en otros distritos.

Jadue se ha adelantado a otros contendientes presidenciales de izquierda y centristas, empatando al candidato conservador Joaquín Lavín en la cima de una encuesta publicada el 31 de mayo. Su popularidad refleja el disgusto en este momento por los gobernantes en este momento por los gobernantes en Chile, donde los votantes en las elecciones del mes pasado para una Asamblea Constitucional negociaron un golpe impresionante para los candidatos del establecimiento. La popularidad de Jadue ha provocado alarmas en la comunidad empresarial del país y entre los inversores. Juan Sutil, titular de una de las cámaras empresariales más importantes del país, ha dicho que una presidencia de Jadue dañaría la confianza y el futuro del emprendimiento en Chile.

La crítica de Jadue a los empresarios chilenos «es exactamente el tipo de cosas que llevan a la incertidumbre», dijo Sutil en una entrevista en mayo con la estación de radio local ADN.
De ser elegido, Jadue sería el primer presidente de Chile del Partido Comunista, que fue excluido de la política local en múltiples momentos de la historia del país. El partido tiene solo nueve diputados entre el cuerpo legislativo nacional de 155 miembros y solo unos pocos alcaldes diseminados por todo el país. La próxima prueba electoral de Jadue será el 18 de julio, cuando se enfrente al exlíder de la protestante estudiantil Gabriel Boric en una votación primaria. La primera vuelta de las elecciones presidenciales será el 21 de noviembre, con una posible segunda vuelta en diciembre.

Fuente: df.cl