Cuba: Poca asistencia popular y mucha policía en la caravana oficialista el día del Maleconazo

Cuba: Poca asistencia popular y mucha policía en la caravana oficialista el día del Maleconazo

En una avenida del Malecón fuertemente vigilada por la policía y bajo el intenso sol del verano, se realizó este jueves en La Habana la segunda convocatoria oficial de apoyo al Gobierno desde que el pasado 11 de julio estallaron las protestas contra el régimen cubano. La baja asistencia y los cuestionamientos sanitarios marcaron el evento, organizado para coincidir con el 27º aniversario de la intervención de Fidel Castro para apaciguar la breve revuelta popular de 1994 conocida como el Maleconazo.

La propia televisión estatal, que dio amplia cobertura a los actos, aludía a la fecha constantemente, refiriéndose a ese día como «de victoria para el pueblo, puesto que se condenó las acciones violentas que un grupo de personas trató de realizar en los márgenes del Malecón»

Las cámaras, que pretendían amplificar el evento, no pudieron disimular una exigua caravana de bicicletas, motos, motorinas y autos.

«Esto es una burla al sufrimiento de un país entero que atraviesa uno de los peores brotes que se han producido en el mundo»

La convocatoria estuvo rodeada de críticas desde que Aylín Álvarez, nueva primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, la lanzó en redes sociales.

Álvarez llamaba a «los jóvenes» a una caravana «por la paz, el amor y la solidaridad» y les pedía no olvidar su nasobuco «y mantener el distanciamiento».

Contra la caravana arremetió el virólogo cubano radicado en Brasil Amílcar Pérez-Riverol, a la que llamó vergonzosa e irresponsable. «Esto es una burla al sufrimiento de un país entero que atraviesa uno de los peores brotes que se han producido en el mundo. Esto es una completa falta de respeto a la vida», afirmó.

«¿Quién tiene moral para exigir disciplina y percepción de riesgo después de promover esto justo ahora?», se preguntó Pérez-Riverol luego de mencionar que Cuba es el segundo país en el mundo con más casos confirmados diarios por un millón de habitantes y que las tasas de positividad en tests en los dos últimas jornadas superan en cuatro veces el límite indicado por la OMS como índice de alarma de alta circulación viral.

El Ministerio de Salud Pública informó este jueves que Cuba amaneció con 8.399 nuevos casos de covid-19 y 93 fallecidos. Entre provincias, precisamente La Habana, con 1.461 contagios, continúa siendo la que más reporta, seguida de Ciego de Ávila (1.028) y Matanzas (728). Entre graves y críticos, suman 497 pacientes y el país acumula 431.013 confirmados y 3.184 muertes por la enfermedad.

Ante la lluvia de críticas a la convocatoria, por el repunte de casos positivos a covid-19 en la capital y todo el país, en la noche del propio miércoles, Álvarez publicó un mensaje para justificar aún más la concentración oficial.

«Hay una o dos o tres tarimas donde están vendiendo lasaña, pan con picadillo y por supuesto, hay cola para comprar esas cosas; la mayoría de la gente que está aquí solo fue a comprar estas cosas»

«Es cierto que se convoca en medio de un momento de pico pandémico, pero también de máxima agresividad e intentos de desestabilización interna e invasión extranjera», escribió Álvarez. «Es un momento duro y difícil que enfrentamos como Nación, es cierto. En él lo mismo podemos morir de covid, pero también de una bomba o de una pedrada en la cabeza. Nadie lo dude. De todo ello debemos cuidarnos y defendernos», afirmó.

Por su parte, la Federación Estudiantil Universitaria convocó este jueves unas ferias en la capital cubana bajo el eslogan «una opción que no te debes perder». Fueron tres lugares escogidos: los parques G y Trillo y la plaza 13 de marzo. Eso sí, advirtieron a los que asistieran que no olvidaran llevar su «nasobuco y desinfectante».

«Pasé por el Parque Trillo, hay un bultico de gente ahí en un acto que están haciendo con cantadera», dijo a 14ymedio una vecina del municipio de Centro Habana donde se ubica la plaza. «Hay una o dos o tres tarimas donde están vendiendo lasaña, pan con picadillo y por supuesto, hay cola para comprar esas cosas; la mayoría de la gente que está aquí solo fue a comprar estas cosas», cuenta.

La mujer, entre sus andanzas habituales para buscar qué llevar a la mesa, insistió que la concentración es insignificante. «En la cola de la esquina, que es para comprar papa, hay más gente que en el parque Trillo», asegura tajante y agrega: «Hay más gente de la Seguridad del Estado y policías que pueblo».

El Parque Trillo ha sido escenario del oficialismo en varias oportunidades. Aún está fresca en la memoria una convocatoria no tan «espontánea» a finales de noviembre pasado en la que Miguel Díaz-Canel afirmó que en Cuba «hay espacio de diálogo para todo lo que sea Revolución». La reunión fue la respuesta del régimen a la manifestación pacífica de cientos de artistas frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre, donde reclamaban ser atendidos por el titular del ramo y finalmente fueron recibidos por su segundo.

Fuente: 14ymedio.com