De desempleado a millonario: empeñó su reloj para crear un negocio y ya ganó 1 millón de dólares

De desempleado a millonario: empeñó su reloj para crear un negocio y ya ganó 1 millón de dólares

Tiene 30 años y en solo cuatro pasó de no poder alimentar a su familia a ser exitoso. El secreto para triunfar con su proyecto.

El joven inglés no tuvo más remedio que empeñar su reloj Breitlingcuando «estaba absolutamente arruinado». Entró en descubierto y pidió préstamos para mantener a su esposa Daisy, ahora de 31 años, y a su hija de cuatro meses.

Negocio redondo, ganancia en alza

Callum pateó el tablero y decidió usar el dinero que recibió por su reloj para solicitar una licencia de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) y usó las redes sociales para comenzar su propia empresa.

La empresa Match Me Car obtuvo unos ingresos por 122.000 dólares en el corto ejercicio financiero de 2018, difunde Mirror.

Pero el crecimiento se aceleró en el segundo año fiscal de negocios, cuando en 2019 la firma obtuvo 2 millones de dólares en ingresos al asegurar 16,7 millones de dólares de financiación de automóviles para los clientes.

«Anticipamos proporcionar 98 millones de dólares en financiamiento de vehículos a nuestros para fines de 2022, con un ingreso total devengado de 12 millones de dólares», proyectó el hombre originario de Wythenshawe, Manchester,.

«La empresa se creó con una brújula moral más que nada, con la misión de hacerle ahorrar dinero a las personas que confían en nosotros», agregó.

Inversión de riesgo

Walsh sacó un préstamo con un alto interés, con la garantía de su casa. Estaba dispuesto a arriesgarlo todo por su idea, confiado en que no podía fallar. «Sentía un fuego dentro de mi estómago cuando inicialmente me quedé sin efectivo», afirma.

Daisy, que se casó con Callum en 2015 cuando trabajaba en la banca, contó: «Siempre soñó con ser un oficial de Policía, pero creo que su vocación por ganar dinero desde una edad tan temprana es lo que realmente lo motiva».

Pero hubo un punto de inflexión en la vida de Callum: cuando sufrió su mini accidente cerebrovascular en 2017, justo después del nacimiento de su hija.

El derrame le llevó a perder temporalmente la sensación en el lado izquierdo de su cuerpo. «Fue un momento extremadamente preocupante para todos. Me dijeron en el hospital que lo tomara como un llamado de atención», añadió preocupado por el futuro.

¿Cómo salir adelante, entonces? «Me encontré sin trabajo, con una familia pequeña que alimentar. Yo diría absolutamente arruinado. Usé las tarjetas de crédito al máximo, tomé préstamos y sobregiros. Hasta le saqué la licencia por maternidad de mi esposa», recuerda Walsh.

Ahora era un papá que se quedaba en casa. La mamá mantenía a su familia, mientras él trataba de encontrar trabajo. 

Con el dinero del reloj Breitling, solicité la licencia de la FCA) y obtuvo ayuda de la red LinkedIn. Así llegaron prestamistas para respaldar su proyecto.

Ejemplo del esfuerzo durante la infancia

Para Walsh, crecer en Wythenshawe le enseñó que hay trabajar duro para obtener lo que se desea en la vida. Y tuvo el ejemplo de sus padres para mantenerlo a él y a sus dos hermanas.

«Cuando fui a una escuela lejos de casa, siempre sentí que tenía que demostrar más porque la falta del sentido de pertenencia o aceptación total», rememora. Y sentencia: «La necesidad de demostrarle constantemente a los demás generó un fuego interior».

El presente lo encuentra con una amplia solidez económica, dice, producto de su visión y perseverancia. ​En sus oficinas emplea unas 30 personas, con planes de crecer a 50 en noviembre de este año.

Walsh pidió préstamos y pateó el tablero para generar un negocio de financiación de automóviles para los clientes.

Walsh pidió préstamos y pateó el tablero para generar un negocio de financiación de automóviles para los clientes.

Y le da un consejo a quien esté considerando iniciar un negocio: «Confiar en sus instintos y no dejarse llevar por las opiniones negativas de los demás. Hay que seguir la visión personal y perseguir los sueños», lanza.

Fuente: elclarin.com